//Curiosidades del cerdo ibérico

Curiosidades del cerdo ibérico

El jamón ibérico es el producto estrella de la gastronomía española y por supuesto de Julián Becerro. Hace un tiempo os hablamos sobre curiosidades del jamón. Hoy toca el turno conocer algunas de las curiosidades del cerdo ibérico.

Curiosidades del cerdo ibérico

La primera de las curiosidades del cerdo ibérico hace referencia a la sabiduría popular.

Como reza el conocido refrán, del cerdo hasta los andares, el cerdo es uno de los animales con mayor aprovechamiento de los habituales de nuestra gastronomía.

Los cerdos son grandes deportistas

Los cerdos ibéricos que pasan mucho tiempo en la dehesa llegan a caminar hasta 15 Km. diarios en busca de alimento. Quien algo quiere algo le cuesta y las suculentas bellotas son un premio goloso a sus caminatas.

Un animal con mucho apetito

El cerdo ibérico puede llegar a comer más de 8 Kg. de alimentos al día. Su dieta se compone de hierbas, raíces y bellotas.

En la época de la montanera engordan de media unos 60 Kg., es decir, aproximadamente ponen 20 Kg. al mes.

…y sed

Los cerdos sacian la sed provocada por sus largas caminatas y sus copiosas comilonas con grandes cantidades de agua. Se estima que pueden ingerir al día hasta 50 litros de agua.

Peso pesado de nuestra gastronomía

En el momento del sacrificio, el cerdo ibérico llega a alcanzar fácilmente los 150-160 Kg.

Tienen un poderoso olfato

Una de las curiosidades del cerdo ibérico es su desarrollado sentido del olfato. Tanto es así que los cerdos ibéricos son capaces de detectar las preciadas trufas y otros alimentos deliciosos para ellos aun estando enterrados a varios metros de profundidad.

Los cerdos no sudan

Si alguna vez os habéis preguntado por qué a los cerdos les encanta embadurnarse y revolcarse por el barro, he aquí la respuesta.

Los cerdos no tienen glándulas sudoríparas. Por tal motivo, al revolcarse en el barro se refrescan y regulan su temperatura corporal.

Ya de paso, protegen su piel ante la incidencia del sol y contra las picaduras de los insectos.

Así que ya sabéis que la expresión de estar sudando como un cerdo no es correcta.

Su cuello no es muy flexible

Debido a la forma en que se une el cráneo del cerdo con su columna vertebral, los cerdos no pueden flexionar la cabeza hacia arriba.

Los cerdos ibéricos comen de todo

Aunque inicialmente los cerdos ibéricos son omnívoros, los que viven en libertad están acostumbrados a comer hierbas. Sin embargo, los procedentes de explotaciones intensivas comen de todo, siempre que sea en trozos de pequeño tamaño.

Cuántos cerditos nacen en cada camada ibérica

Por norma general, las camadas de las cerdas ibéricas oscilan entre los 6 y los 10 lechones.

Algo diferentes a lo que nos hacen creer

Como última curiosidad de los cerdos ibéricos, es que éstos difieren bastante de la imagen que tenemos, sobre todo de niños, de los cerdos. Su color no es el típico rosado, sino que suelen ser negros o colorados.

Además, determinados cerdos ibéricos tienen bastante pelo. Seguro que pocos niños imaginan a los cerdos peludos.

Y sus patas tampoco son tan rollizas como las de los dibujos animados, sino que su tobillo es fino. Esta es una de las características físicas que distinguen al cerdo ibérico del común.

Y vosotros, ¿conocíais todas estas curiosidades del cerdo ibérico?

2019-01-28T21:06:41+00:0028/01/2019|Noticias|

Deja tu comentario